|       
Una nueva tendencia en el diseño de las salas de conferencias es aquella de ocultar todos los dispositivos técnicos. Los equipamientos de alta tecnología deben estar presentes pero invisibles. La solución perfecta para dichas exigencias es el visualizador de techo de Wolfvision.
Puede instalarse en el techo, exactamente como un proyector, o integrado en un falso techo. En la mesa o en el atril no se ve absolutamente nada y no existe ningún elemento de interferencia entre el presentador y el público.

Las ventajas de los visualizadores de techo (respecto a un visualizador de mesa) son:
  • Ningún aparato en la mesa
  • Ningún elemento visual de interferencia entre el público o el orador
  • Posibilidad de reproducir objetos de grandes dimensiones en la superficie de trabajo.

Las cámaras para imágenes en vivo de alta resolución EYE 10 y EYE 12 pueden usarse también como visualizador de techo si se las combina con un sistema de iluminación externo.

Newsletter

rauten-muster